¿Cómo calcular el precio de la exportación?

Cuando decidimos abrir nuestro negocio al mercado exterior, exportando nuestros productos más allá de las fronteras nacionales, uno de los puntos más críticos suele ser la de establecer el precio del producto exportado. Necesitaremos saber cuánto nos cuesta exportarlo para poder calcular su precio final acertadamente.

La competencia del mercado global es realmente feroz. Es por ello que los exportadores necesitan cubrir los requisitos de calidad y de capacidad productiva, además de ofrecer precios competentes. Solo así es posible avanzar en la búsqueda de vía de distribución y formas de promoción para el desarrollo adecuado de las ventas exteriores.

“La fijación del precio de productos exportados es uno de los puntos clave que puede determinar el éxito o fracaso de un proceso de internacionalización”

calcular-precio-exportacion

Conceptos para entender el precio de la exportación

El precio es, como bien sabréis, el valor monetario que solicitamos a cambio del producto que ofrecemos. Es importante medir bien el precio que establecemos para asegurarnos de que somos competitivos y rentables al mismo tiempo.

Los costos hacen referencia al dinero que gastamos para producir un producto. En este punto debemos tener en cuenta los precios de las materias primas empleadas, la mano de obra, electricidad, etcétera.

El gasto, sin embargo, es lo que pagamos por un servicio concreto. En este caso, hacen referencia a los gastos destinados a la exportación como puede ser el precio de un contenedor marítimo o un envío aéreo. Estos gastos determinarán el precio final del producto exportado ya que pueden incrementar el gasto de la empresa considerablemente. Existen técnicas para reducir estos gastos al máximo y asegurar que podremos ser competitivos en el exterior. Un buen ejemplo es el grupaje marítimo, donde varias empresas comparten contenedor sin necesidad de alquilar uno entero y compartiendo así también los gastos.

¿Cómo calcular el precio de la exportación?

Lo primero que debemos hacer es elaborar una planilla en la que incluyamos todos los costes de a la empresa además de los gastos asociados a la exportación de la mercancía. Gracias a esta planilla evitaremos omitir puntos importantes, dejándolo todo bien plasmado.

Evidentemente, en este punto será clave acertar con la posición arancelaria del producto, ya que si no acertamos al clasificarlo nos equivocaremos de lleno en el precio final de exportación. Si no tenemos clara la clasificación arancelaria de nuestro producto deberemos acudir a la oficina de Clasificación Arancelaria de la Administración Nacional de Aduanas para que aclaren nuestras dudas.

Así anotaremos datos como los costes totales de la producción del producto, los gastos de exportación (bancos, aduanas…), los estímulos y ayudas que otorga el estado para la exportación, situación del mercado cambiario, beneficios arancelarios, los riesgos comerciales y el instrumento de pago que utilizaremos, política de precios de la competencia, seguro de transporte internacional, régimen de importación en el país de destino, gastos que deberá pagar el importado, costo de los canales de distribución, etcétera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *