Algunos trucos relacionados con el acento

Cuando escribimos algo dice mucho de nosotros, aunque no lo creamos quienes leen lo que redactamos pueden juzgarnos por cómo lo hacemos. Es por ello que, cuando presentamos un currículo que tiene errores ortográficos disminuimos enormemente las probabilidades de ser contratados. Igualmente, si ya tenemos un trabajo y nos piden un informe, pero es presentado con fallas de redacción y ortografías, lo más seguro es que el jefe se haga una mala imagen que afectará evaluaciones y futuros ascensos.

Ser cuidadosos al redactar es algo que se logra con el tiempo, especialmente si nos acostumbramos a leer con frecuencia y observar cómo lo hacen otros. De las buenas lecturas podemos tomar parte del estilo y de las malas, saber qué no deberíamos hacer. Pero de cada texto siempre habrá algo que rescatar y, sobre todo, tener el hábito de la lectura agudiza nuestra facilidad de palabra y que las ideas nos lleguen a la mente con fluidez.

Recordando algunos trucos del colegio

Una de las principales fallas que presentan las personas al escribir tiene que ver con la ubicación de la tilde. Muchos se refieren a este aspecto como la colocación del acento, pero realmente todas las palabras lo tienenen la sílaba cuya pronunciación se hace más fuerte que el resto.  Y dependiendo de ciertas reglas, algunas llevan esa marca oblicua que va sobre la vocal en cuestión.

Del colegio podemos recordar que de acuerdo a la sílaba que lleva mayor intensidad al pronunciarse, las palabras se dividen en aguda (si el golpe de voz lo lleva la última sílaba), grave (si lo lleva la penúltima) y esdrújula (el resto de palabras que no sean monosílabas). Ahora bien, según esa clasificación, llevarán tilde, generalmente, si se cumple lo siguiente:

  • Aguda: si la palabra termina en n o en s
  • Grave: si la palabra no termina en n o en s
  • Esdrújula: siempre lleva acento ortográfico

Un truco sencillo que se puede recordar, es que si es un verbo que está en futuro o pasado, hay que ponerle tilde.Hay excepciones, y otras reglas como los hiatos, diptongos, triptongos, que se los dejo como tarea.

Ya con esto pueden empezar a tener mayor cuidado y no dejar palabras sin su debido acento ortográfico. El español, a diferencia de otros idiomas como el japonés o el inglés, nos da esa facilidad para darle la correcta entonación, aún si no conocemos el significado de las palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *