Algunas claves necesarias para comprender el decoletaje

El decoletaje es un procedimiento de fabricación por retirada de material, que permite realizar piezas de torno partiendo de barras o de hilo metálico. La fabricación de base se obtiene a través de máquinas automáticas o semiautomáticas, o por mando digital. La materia bruta introducida en la zona de fabricación se moldea a través de una serie de herramientas cortantes, que según su número, su forma y su disposición, permiten obtener piezas más o menos complejas, de tamaños diversos y de precisiones variables: decoletaje precisión.

Autor: Blickpixel-Pixabay

Diferentes tipos de piezas

Las piezas se fabrican las unas después de las otras en la barra y en un número más o menos importante. La finalidad es alcanzar una precisión y una productividad bastante alta. Por tanto, interesa producir el menor número posible de copos, es decir de residuos.

Generalmente, las piezas fabricadas se someten a operaciones interiores, mecánicas, térmicas o químicas, antes de ser utilizadas por los clientes, en la realización de otros productos de precisión.

Máquinas especializadas

El decoletaje se efectúa con máquinas especiales o tornos automáticos, cuyos movimientos son generados por sistemas complejos, donde la tecnología digital marca hoy en día la pauta.

Las piezas producidas por esta técnica son generalmente de pequeños tamaños, y de gran precisión. Además de las operaciones corrientes de torno, algunas máquinas efectúan operaciones suplementarias como el fresado, o incluso operaciones más complicadas a nivel de toda la pieza, gracias a una segunda brocha, que evita las costosas operaciones de retoque para rectificar la pieza.

Los tornos de decoletaje

Los tornos automáticos van dotados con un sistema que efectúa una vuelta completa por ciclo completo de fabricación de una pieza. Un sistema de palanca sirve para desplazar los órganos de la máquina durante el ciclo de fabricación. La velocidad de rotación va sincronizada con la de la brocha, lo que permite efectuar un perfecto fileteado.

Las máquinas de decoletaje o los tornos automáticos son máquinas asimilables a los tornos clásicos, pero se distinguen de estos por dos particularidades: su modo de funcionamiento completamente automático, y el hecho de que producen fundamentalmente piezas mecánicas precisas de pequeñas dimensiones, realizadas en grandes series. El decoletaje es pues una industria que ocupa buena parte del mercado actual en la fabricación de piezas específicas y de gran definición. Así pues, son varias las marcas especializadas en este campo, especialmente en el mundo de la relojería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *