La divina comedia

Dante Alighieri fue un poeta italiano nacido en Florencia, Italia, en 1265. De su niñez y adolescencia se sabe muy poco. Antes de 1278 su madre había muerto. Según afirma en una de sus obras la Vida Nueva, a los nueve años (1274) vio por primera vez a Beatriz. Un año menor que él, y al volverla a ver nueve años después concibió por ella un amor platónico que expresó en la Vida Nueva, especie de diario íntimo en verso y prosa que terminó de escribir en 1294. Beatriz desempañaba un papel clave en la Divina Comedia porque era el personaje encargado de guiar a Dante durante la tercera etapa de su viaje: el Paraíso. En 1290 murió Beatriz, hecho que lo invadió de terrible dolor. Al año siguiente contrajo matrimonio con Gemma di Manetto Donati con quien tuvo 4 hijos. A partir del año 1295 empezó a tomar parte en la vida pública de Florencia: fue miembro del consejo especial del pueblo y posteriormente del consejo que elegía los priores. En 1300 fue designado embajador en San Gimignano para organizar la lucha de los güelfos de la Toscana contra las intrigas del papa Bonifacio VIII, quien pertenecía a los güelfos del partido negro. Dante era parte de los güelfos blancos. Estos últimos fueron desterrados y en 1302 se condenaba al poeta a una multa, expropiación y exilio. Poco tiempo después, lo condenaban a ser quemado vivo si se lo encontraba en Florencia. Durante el siguiente año, Dante participó de las tentativas de los blancos desterrados que intentaban volver a Florencia, pero dado que se les imponía pagar una multa para volver a entrar en su ciudad natal, Dante se sintió ofendido y se apartó del grupo. Él consideraba una humillación tener que pagar para entrar en la que era su patria. Nunca volvió a Florencia. Murió en Ravena en 1321.

Entre sus obras, además de la ya mencionada “Vida Nueva”, encontramos la “Divina Comedia”. Todas sus demás obras quedaron eclipsadas por este gran poema. Es una síntesis excepcional del cristianismo y de la cultura clásica, de la teología, la poesía y la política, del realismo más terreno y de la espiritualidad más elevada. Dante Alighieri la había llamado “Comedia” pero Boccaccio le agregó el término de “Divina” por la excelencia de la obra. La Divina Comedia está compuesta por tres partes: el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso. Cada una de ellas consta de 33 cantos. Para Dante el número 3 tiene gran importancia porque simboliza la Santísima Trinidad. Dante imagina el Infierno como una vorágine en forma de embudo que llega hasta el centro de la tierra y que se ha formado después de la caída de Lucifer, cuando Dios lo hecha de los cielos por su traición. Internamente está formado por 9 círculos concéntricos constituidos por pisos siempre descendentes. Los pecadores en el Infierno están distribuidos de acuerdo a un concepto moral y teológico que Dante extrae de la “Suma Teológica” de Santo Tomás. A su vez, clasifica a los pecados en tres clases: de incontinencia, de violencia y de fraude. Los de incontinencia son los pecadores de infidelidad (primer estadío), de lujuria (segundo), los golosos (tercero) y los avaros en el cuarto. En el Infierno de Dante existe una pena física que las almas de los condenados deben cumplir. Esta pena está regulada por la “ley del contrapaso” la que establece una relación de contraste con la culpa cometida. Dado que el número de la perfección es el 10 (y sus múltiplos) Dante agrega un canto a los 99 que suman el total de su obra.

CONTEXTO
La Comedia comienza a ser escrita en el exilio de Dante en 1307. Para ese entonces se comenzaban a desarrollar nuevas condiciones políticas, sociales. Surgen nuevos ideales y preocupaciones literarias, constituyendo una coyuntura propicia para la aparición de nuevos géneros, de nuevas formas literarias, de nuevas tendencias poéticas, potenciadas y divulgadas gracias a un vehículo tan poderoso como la imprenta.
En la nueva concepción humanista se dan las ideas que constituyen líneas conductoras para las obras del periodo: el hombre como centro, el amor plenamente humano y la pasión política.
El humanismo nace en ambientes burgueses y urbanos como respuesta a inquietudes culturales no satisfechas por la cultura clerical y el método escolástico. Hay un cambio sustancial en la concepción del a vida del hombre. Pasa a ser el centro de una sociedad menos teocentrica de lo que ha venido siendo hasta ahora. El humanismo es a veces critico con algunas posiciones eclesiásticas, no es contraria a la fe sino anticlerical. Estos son hechos muy distintos hasta el punto que cierto anticlericalismo puede actuar en ocasiones como eficaz defensa de la fe.
Si ha de establecerse una cronología, es decir, unos preliminares del Renacimiento literario, podríamos afirmar que este proceso se gestó en Italia en torno al siglo XIV, mucho antes que en el resto del continente europeo. Y en esos preliminares cabe situar a los precursores de los escritores de la plenitud renacentista del siglo XVI, esto es, Dante Alighieri, Francesco Petrarca y Giovanni Boccaccio.

La Obra:

El Infierno: La primera parte se conforma por 34 cantos donde Dante se pierde en la selva oscura; se da la aparición de Virgilio y comienza el viaje. En esta parte pasan los dos poetas por los nueve círculos donde se encuentran el Limbo y a lujuriosos, glotones, avaros, iracundos, herejes, violentos, a Minotauro y las ruinas del Infierno, la selva de los suicidas, la cascada de agua tinta en sangre, usureros, engañadores, las nueve fosas, sodomitas, la escolta de demonios, hipócritas, la fosa de las serpientes, calumniadores, traidores, la caída de Lucifer y la formación del Infierno y del Purgatorio.
El Purgatorio : En la segunda parte, (33 cantos), los poetas llegan a la playa de la isla del Purgatorio, donde se da la purificación de Dante. Aquí aparece el Antepurgatorio y el Purgatorio con sus nueve terrazas donde se encuentran los orgullosos, los envidiosos, el ángel de la misericordia, los perezosos los avaros y los pródigos, los glotones, los lujuriosos y el umbral del Paraíso terrenal. Es en esta sección donde desaparece Virgilio.
El Paraíso: En la tercera y última parte (33 cantos), Dante conoce los nueve cielos: de la Luna, de Mercurio, de Venus, del Sol, de Marte, de Saturno, de las estrellas fijas, el Primer Móvil y el Empíreo. Aquí conoce a las almas que no cumplieron sus votos, las que practicaron el bien por ganar buena fama, las que estuvieron sujetas al amor, las de los sabios y las de los que combatieron por la fe, y es testigo del triunfo de Cristo. En el décimo cielo o Empíreo intuye la unidad universal de Dios y se da el fin de la visión.
La Divina Comedia desemboca en una conclusión política: la sociedad llena de errores (selva negra) espera la salvación de un príncipe (veltro) que restablecerá el Sacro Imperio Romano y volverá a meter al Papa (Beatriz) dentro de la órbita de las cosas espirituales; el emperador (Virgilio) guiará al hombre a la felicidad de la vida activa (el Paraíso).

Cantos:

1º Canto:
Dante explica que a los 35 años (la mitad de su vida) él se encontraba perdido en una selva oscura (que simbolizan sus pecados) y que había perdido el camino justo. Esa selva, básicamente representa el caos imperante en esa época. Dante emprendió el viaje y su alejamiento de la vida de la virtud (dado por el extravío espiritual; el relajamiento cívico y las contiendas políticas de aquel tiempo), lo lleva hasta la “selva oscura”, entendida como la representación del pecado. En esta “esta oscura” se cruza con:

De esta manera toma conciencia de sus pecados y este momento lo vive con más dolor que la propia muerte. Sin embargo, cuando ve los rayos del sol siente que se puede acercar a Dios (el sol). Así entonces, quiere subir a lo alto de la colina. Mientras la está subiendo, se encuentra con tres bestias (nuevamente el número 3). Cada una de ellas simboliza un pecado propio del hombre y constituyen una tentación. La primera en aparecer es un leopardo que significa la lujuria pero no es tan peligrosa. La relaciona también con personajes históricos. En este caso representa los dos bando blancos y negros encabezados por el Papa y el Emperador respectivamente.

Después se encuentra con un león (Corte de Francia) que le hace sentir miedo porque aparece con la cabeza levantada y rabiosa apetito. Este animal simboliza otro pecado: la soberbia. Dante puede escapar de estas dos bestias. Pero la tercera, la loba, se acerca famélica e es tan peligrosa que él pierde la esperanza de alcanzar a la cima de la colina y continuar con su ascenso. Entonces se siente débil y se encuentra nuevamente en dirección a la selva de la cual quería escapar para siempre porque no había sol y, por lo tanto no encontraría a Dios. Esta bestia representa la avaricia, es el símbolo del deseo desenfrenado.

En ese momento le aparece una figura humana: el poeta Virgilio, quien estaba ya muerto. Entonces Dante invoca ayuda y le pide que lo salve de la loba que lo había hecho retroceder. Virgilio le responde que son muchas las personas que están presas de la avaricia. Para Dante este es el peor de los pecados humanos. Es un deseo desenfrenado porque el avaro cuanto más tiene más quiere. Virgilio acompaña a Dante a visitar el Infierno, él representa la razón humana y también lo acompañará por el camino a través del Purgatorio hasta encontrarse con Beatriz en la puerta del Paraíso.

2º Canto:
Dante realiza una invocación a las musas para que lo guíen en su camino por el infierno. Aquí menciona por primera vez a Beatriz quien lo esperará en la puerta del Paraíso para acompañarlo a través de la última parte de su viaje, hasta llegar a Dios. Beatriz simboliza la teología que le permitirá a los hombres arribar a la vida divina.

– Beatriz
o Configura la teología y la verdad revelada
o Cuando se encuentre ante Dios, elevara loas por
o Solo se ha de temer a aquellas cosas que pueden causar mal a otras personas, las demás no son temibles

– Virgen Maria
o Intercesora de los pecadores

– Lucia
o Protectora de la vista, Dante era devoto
o Gracia iluminante
o Inclinara a Dante a obrar bien

3º Canto
Dante y Virgilio se encuentran en la puerta del Infierno donde hay un epígrafe que promete, a quienes entren, desesperación y dolores eternos. Virgilio anima a Dante y lo invita a entrar dejando a un lado sus temores. En este Antinfierno, se encuentran los pecadores “viles”.
En la oscuridad profunda, Dante es invadido por un horrible clamor de voces, después entrevé, en número indeterminado, unas almas que incansablemente corren detrás de un estandarte: son las almas de los perezosos. Junto a ellos se encuentran aquellos ángeles que se habían declarado neutrales cuando Lucifer se pone contra Dios.
La ley del contrapaso de estos pecadores consiste en: como los perezosos nunca fueron activos, ahora deberán correr sin detenerse jamás. Nunca tuvieron en vida algo que los motivase para seguir, por lo que en el Infierno seguirán una bandera que jamás se detiene. Los ángeles no sintieron ningún estímulo ni para obrar bien ni mal, por lo que ahora son continuamente estimulados por moscardones y avispas que los pican y les chupan la sangre de los pies obligándolos a correr. A la bajeza de la vida que llevaron, les corresponde la trivialidad de su pena. No merecen ni el Paraíso ni el Infierno, son excluidos del primero y segregados del segundo.
Caronte (hijo de la noche) es un demonio nocturno del río Aqueronte que traslada de un lado al otro las almas de los condenados. Cuando nota que Dante está vivo, lo rechaza, pero Virgilio le explica que se encuentra allí por voluntad divina.
Cuando arriban a las orillas del río Aqueronte, Dante pierde la conciencia.

4º Canto
Dante despierta: se encontraba en el extremo del doloroso valle del abismo. Ahora en el primer circulo: el limbo. Las almas situadas en el limbo no soportan pena ni disfrutan premio: alientan sin esperanza en una especie de insanable y retraída nostalgia. Los que están en el limbo, no pecaron pero su merito no basta, pues carecen de bautismo que es la puerta de la fe en lo que cree Dante.

Virgilio pertenece a este circulo. Están también Sócrates y Platón entre muchos otros

5º Canto
– segundo circulo: los lujuriosos ? los pecadores carnales
– Minos en la entrada examina las culpas. Delante de él muchas almas dicen y oyen y después se hunden
– El acceso al pecado es amplio y fácil, no así el de la virtud. Mas chiquito, mas dolor
– A diferencia del limbo, en este circulo hay gritos de dolor. Y no hay ninguna esperanza que los conforte.
– Hay una búsqueda de paz que solo se le concede a los bienaventurados
– Francesca nostalgiosa se refiere a cuando el marido le quito la vida sin el tiempo para la contrición y la penitencia, cuado la encontró con su amante (el hermano de su marido)
– Dante, emocionado ante la historia de Francesca, cae como muerto

6º Canto
– 3º circulo ? los golosos
– contrapasso: en el fango con la lluvia eterna
– Cerbero: monstruo mitológico con aspecto de perro, 3 cabezas y cola de serpiente
– El alma de Ciacco les habla. Él era de Florencia (ciudad de donde es Dante)
– En cuanto al pecado que cometen en la tierra, en el circulo correspondiente se los castiga con el opuesto. Dante llama esto contrapasso . Ciacco era el gloton? ahora adelgaza en la lluvia
– A la pregunta de Dante a Virgilio para saber si estos tormentos crecen o disminuyen después del juicio, el guia le responde que “ a tu saber recurre, pues cuanto mas perfecta es una cosa, mas sentimos el bien y mas la pena. Aun cuando esta gente maldecida la real perfección no alcanza nunca espera estar mejor después que ahora”

7º Canto
– 4º circulo: los avaros y pródigos(despilfarradores)
– avaros y pródigos padecen castigo semejante. Como en el mundo no dieron ni conservaron según los términos de una justa medida, en el mismo Circulo pagan ahora su equivalente pecado: remueven , inútilmente, grandes bloques de piedra, símbolo de la gravosa inanidad de las riquezas.
– De repente bajan al 4 circulo, el de los avaros y los pródigos

“ como la onda allá junto a Caribdis.
se quiebra contra aquella que la embate,
de tal modo esa gente se entrechica.”

– Uno de los rasgos estilísticos de Dante es sugerir estados o conflictos espirituales apareándolos analógicamente con aspectos de la realidad concreta.
– “¿Porque guardas?” “¿porque gastas?”
– Clerigos: critica a la Iglesdia como “administradora”. NO A LA FE
– Fortuna: Libertad – Necesidad
– Bajada al siguiente circulo

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *