Cómo distinguir un alojamiento pensado para estudiantes

Alojamientos hay muchos pero, ¿Cuántos exactamente se adaptan especialmente a estudiantes? Vale, quizás pensemos que encontrar un alojamiento de estudiantes en Barcelona no debe ser demasiado complicado en una ciudad eminentemente universitaria, donde ciertamente la oferta es amplia y variada… pero repitamos la pregunta: ¿cuántos “exactamente” se adaptan “especialmente” a estudiantes?

Residencia Universitaria Sarria

 

Mucho más que una cama

 

Lo primero que distingue una residencia de estudiantes de una residencia “para” estudiantes es que no se limitan al alojamiento.

Un establecimiento puede especializarse en un target destinado al público estudiantil, pero si no le ofrece aquello que necesita para estudiar ni se preocupa porque lo utilice adecuadamente, no deja de ser un centro donde dormir, comer y dejar los trastos.

 

Un lugar que usar de biblioteca

 

Una buena señal de que una residencia está pensada especialmente por y para los estudiantes es que disponga de una biblioteca o sala de estudio (mucho mejor si diferencia entre ambas y posee estas dos estancias).

Una biblioteca que realmente sirva como tal, y que no tenga que buscar fuera lo que puede tener dentro, es decir, que no acuda a un centro cívico o biblioteca pública a estudiar porque los medios a su alcance en su residencia no sean suficientes o de su agrado para estudiar.

Una comunidad

 

Las buenas residencias de estudiantes no sólo sirven para acogerlos, sino para que compartan experiencias, vivan los estudios conjuntamente y se ayuden entre ellos.

Estas relaciones surgen de forma espontánea entre estas comunidades, pero si se les aportan espacios donde puedan desarrollarlas y vivirlas no sólo se mantendrán en el tiempo, sino que se presumirá de ellas.

Una vocación por mejorar los estudios de los residentes

 

Una residencia de estudiantes no es solo un conjunto de instalaciones para universitarios: el personal debe preocuparse por cada uno de los que se alojan entre sus paredes.

Un estudiante universitario tiene vaivenes, días buenos, días malos… que alejado de su núcleo familiar puede mantenerlo con cierto aire de perdido. Que sirva de apoyo el personal en estos momentos es lo que distingue a una residencia de estudiantes implicada.

 

Un servicio destinado a ayudar al estudio

 

Muchas residencias disponen de servicios de limpieza, de comedor y otros tantos que ayudan a los estudiantes a llevar una vida más cómoda, pero está en cómo se orientan esos servicios la diferencia entre una residencia de estudiantes y una residencia especializada para los estudiantes.

El ahorro de tiempo conseguido con la realización de esas tareas de forma externa debe fomentarse para su uso académico, y no únicamente como una herramienta cómoda de realizar las tareas básicas.

Una formación continua

 

Un estudiante lo es dentro y fuera de las aulas, y a este sentido también se le debe involucrar a las residencias donde cursos de ayuda, clases propias o particulares pueden servir de herramientas de utilidad para los estudiantes, pero no sólo eso: mantener una convivencia sana y recibir una educación sobre cómo comportarse adecuadamente son otras de las claves formativas a las que puede sumarse una residencia de estudiantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *