Ventajas de estudiar en una biblioteca o sala de estudio nocturna

Como estudiantes necesitamos espacios que faciliten la concentración y la absorción de ideas, especialmente cuando estamos de exámenes y tenemos que absorber grandes cantidades de información en poco tiempo. Al menos esto nos sucede a la mayoría, porque siendo sinceros, los atracones de última hora antes de los exámenes son todo un clásico entre los universitarios.

En estos casos las salas de estudio y bibliotecas suelen ser nuestras mejores aliadas para evitar distracciones y pérdidas de tiempo. Además, el ambiente de estudio que se respira en estos lugares también nos motiva a esforzarnos, aunque exista el peligro de tener demasiados compañeros merodeando que te inciten a ir al bar.

Cuando buscamos alojamiento para estudiantes en Barcelona, Madrid o demás grandes ciudades universitarias, encontraremos que la mayoría de residencias universitarias también ofrecen salas de estudio, cosa que nos da una mayor calidad de vida. La mayoría de bibliotecas municipales o salas de estudio de la universidad ofrecen una gran limitación; el horario ¿De qué sirve una biblioteca en plena época de exámenes si nos la cierran a las 9 de la tarde? ¿Es que acaso no saben que nos quedamos estudiando hasta alta horas de la madrugada?

G2J_RUS_2_bibliotecas-nocturnas-ventajas

Maratones de exámenes

Como bien comentábamos antes las maratones de estudio que nos solemos pegar los universitarios en épocas de exámenes no tienen cabida en la mayoría de bibliotecas de nuestras universidades. Es por eso que acudir a bibliotecas nocturnas suele ser una buena opción para continuar estudiando sin tener que volver a casa, donde las distracciones están aseguradas.

El Ayuntamiento de Barcelona, por ejemplo, es bien consciente de esta necesidad por lo que cada año suele abrir una veintena de salas de estudio nocturnas para los exámenes de Junio, desde Mayo hasta Junio aproximadamente. El horario de estas bibliotecas tan especiales suele ser de 9 de la noche a 1 de la mañana.

Estudiantes y trabajadores

No obstante, para aquellos estudiantes que se pegan todo el curso académico trabajando al mismo tiempo que estudian y la noche es su único hueco libre para estudiar también existen salas nocturnas permanentes, es decir, que no se habilitan únicamente para la época de exámenes.

Siguiendo con el caso de Barcelona encontramos que la ciudad condal alberga ocho bibliotecas nocturnas permanentes. En ellas, además de estudiar por nuestra cuenta, también se suelen programar una gran variedad de actividades para aprender idiomas, como es el caso de talleres o grupos de conversación.

Combatir el calor

Otra gran ventaja que nos aportan las salas de estudio nocturnas en época de verano es la de evitar el bochorno durante el mediodía y por la tarde ¿Quién puede ponerse a estudiar con 35 grados? Por eso mismo, un buen recurso para todos aquellos que preparan los exámenes de Septiembre suele ser la de acudir regularmente a estas salas de estudio nocturnas donde estudiar sin abrasarse de calor y sin tener que soportar los ruidos del día. En definitiva, una elección acertada para asegurar una mayor concentración.

¿Y tú, has probado ya a estudiar en una biblioteca nocturna?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *