La historia del café: cómo llegó a Europa

Como todos los productos de vital importancia para la humanidad, el café tiene su propia leyenda, que narra en diferentes versiones su llegada al mundo y su primer consumo, que ha evolucionado a lo largo de la historia para ser hoy uno de los productos de origen agrícola de mayor importancia para las economías agrícolas, por la cantidad de toneladas que se exportan, y la cantidad de dinero que eso supone.

Desde el primer consumo de la historia, de dudosa aclaración, hasta el consumo tan habitual de hoy, donde la mayoría de personas lo toman, a todas horas y en diferentes contextos; ya sea en casa con el primer café para llenarse de energía; el café en la oficina a media mañana para hacer un parón en el trabajo; ya sea después de comer para mejorar la digestión de la comida, o bien cualquier acto social que gira entorno a una buena taza; el café es uno de los productos que se consumen en todo el mundo, independientemente de la cultura y la religión. No hay país en el mundo donde no conozcan el café y su consumo no esté más o menos expandido.

Primer consumo y expansión del café en Europa

Lo que sí parece común es el origen del café, que se dio por vez primera en Abisinia, Etiopía, a raíz de que un pastor, Kaldi, viera comportamientos extraños y llenos de vitalidad en sus cabras, tras consumir los granos rojos de la planta. Es entonces cuando lo empezó a consumir y ver sus efectos enérgicos, y llevó a un monasterio las plantas y frutos. Allí, el Abad lo cocinó y descubrió el intenso aroma del café tostado. Lo empezaron a consumir como bebida y esto les daba vitalidad y energía para mantenerse despiertos durante sus oraciones nocturnas.

Después se expandió a Yemen y posteriormente a Arabia, donde movidos por su mentalidad comerciante vieron la posibilidad económica que ofrecía el café y lo empezaron a exportar al exterior, siempre después de tostarlo para que no lo pudieran plantar en el exterior, y conservar así la hegemonía del grano de café arábico.

Los granos verdes de café llegaron por primera vez a Europa a través de Venecia, en el 1600, donde movidos por el delicioso aroma y sabor, además de sus efectos energéticos, se extendió su consumo por todo el país. En Venecia fue donde abrieron el primer café en Europa en 1645 y a partir de ahí, muchas otras ciudades europeas se sumaron a la moda del café.

A España llegó de la mano de la realeza con los Borbones, en el siglo XVIII, y a pesar de que llegó más tarde que a otros países de Europa, llegó a contar con una de las mejores materias primas gracias a las colonias americanas, que fueron un paraje ideal para el cultivo de este bien tan preciado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *