Diferentes tipos de préstamos según la necesidad

¿Tienes una idea de negocio y no tienes suficiente capital para montarlo? ¿Estás pensando en comprarte la casa de tus sueños pero no sabes cómo vas a pagarla? ¡No te desesperes! Conseguir liquidez es más fácil de lo que crees: solicitando un préstamo. Así que, para ayudarte a tomar la decisión de pedir un préstamo, toma nota que te informamos de todos los tipos según tus necesidades.

 

Préstamos a corto plazo

 

Si lo que necesitas es obtener el dinero lo más rápido posible te recomiendo los préstamos a corto plazo. En este tipo de préstamos la cantidad económica solicitada no suele ser muy elevada, así que, si lo que necesitas es un micropréstamo esta puede ser la opción más acertada. El único inconveniente es que deberás tener en cuenta que los plazos de amortización son más reducidos.

 

¿Te casas este año?

 

Si la respuesta es sí, deberás hacer cálculos de cómo vas a pagar la boda. En este caso, los préstamos personales son la mejor opción para financiar este evento tan especial de tu vida. Normalmente, es un tipo de préstamo que contempla una tasa de interés más elevada que los préstamos hipotecarios y los plazos de amortización son mucho más reducidos. Así que, tanto si necesitas financiación para tu boda, como si necesitas otras necesidades como hacer reformas en casa, sin duda, deberás valorar esta opción.

 

Despierta el emprendedor que llevas en ti

 

Si tienes una idea de negocio, pero no puedes desarrollarla por falta de capital, ¡no tires la toalla! Si te encuentras en esta situación, ¿has pensando en solicitar un préstamo? En un primer momento, puede que la palabra préstamo te pueda asustar, si es así, no dejes que la idea te aterrorice. Si realmente quieres convertirte en emprendedor fundando tu propia start-up te recomiendo que solicites un préstamo para empresas. Infórmate bien sobre este tipo de préstamos, ya que existen diferentes tipos de opciones para gente emprendedora.

 

G2J_T-Presta_coche

La casa de tus sueños

 

El sueño de conseguir el piso o la casa que siempre has querido no está tan lejos. Si estás pensando en comprarte una vivienda, pero no tienes suficiente liquidez para adquirir el inmueble, te recomiendo que si no quieres desaprovechar esta oportunidad solicites un préstamo hipotecario: un producto bancario destinado exclusivamente a la adquisición de una vivienda.

 

Algunos datos importantes a destacar sobre este producto es que al contratar una hipoteca deberás elegir el tipo de interés: fijo, variable o mixto. Esto dependerá de si las cuotas son las mismas durante toda la vida de la hipoteca o sufren alguna variación a lo largo de este tiempo.

 

¿Necesitas urgentemente un coche?

 

Si la respuesta es afirmativa, pero no tienes suficiente dinero para comprarlo, deberías contemplar la idea de solicitar un préstamo para la compra de automóviles. El funcionamiento de este producto es muy similar al de los préstamos personales, te financian el valor total del vehículo y te aplican una tasa de interés ligeramente elevada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *