Cuentas corrientes

Para poder hacer una cuenta corriente o llevar un registro de la misma se debe tener en cuenta su definición, por ejemplo, se sabe que esta es un acuerdo que tiene como mínimo dos partes con una relación comercial de por medio y en este trato se comprometen mutuamente a llevar el registro anotando el importe que se utilice en cada operación y en la fecha que hayan señalado se liquidaran al mismo tiempo. Este trato podría llevarse a cabo entre empresas o entre dos personas pero por lo general se la conoce como la que se lleva a cabo entre un banco y un cliente del mismo.

Por lo general las cuentas corrientes bancarias suelen se de crédito o de deposito. En la de crédito el banco le acredita un dinero al cliente “X” y le pacta un limite de crédito. En la de deposito es el cliente quien guarda su dinero y lo saca en forma parcial o total sin tener que avisar a nadie en la entidad y lo puede realizar por medio de una tarjeta.

Clase de cuentas corrientes:

Si lo vemos según sus titulares entonces pueden ser:

  • Estado individual: Es que es abierta solamente al nombre de un titular.
  • En conjunto: como bien lo dice la frase, se destina a dos personas o mas y deberán estar presentes todas las partes para tomar una decisión o llevar a cabo una acción.
  • Estado indistinto: Hay mas de dos titulares pero no es necesario que estén presentes ambos para llegar a un acuerdo o realizar una acción sobre la cuenta.

Si lo observamos según el devengo de los intereses podrían ser:

  • Sin intereses: En esta ocasión nos encontramos con cuentas corrientes en donde no se deberá pagar ninguna clase de dinero extra que cubra algún aplazamiento de la parte de los capitales.
  • Cuenta con intereses: En este caso cada capital genera interses por el plazo entre que la cuenta fue realizada y el dia en que se liquida el fondo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *