Creación de empresas en Uruguay

El Estado de Uruguay lleva una política favorable hacia los inversores extranjeros. No existe discriminación entre inversores extranjeros e inversores nacionales. De esta forma, gozan de las mismas facilidades, y el emprendedor que procede de otro país no necesita una autorización previa. Más información en Vll.

Autor: vylip-Pixabay

Autor: vylip-Pixabay

Diferentes posibilidades

El inversor extranjero puede optar por diferentes modalidades si desea crear una sociedad o una empresa en Uruguay. Tiene la posibilidad de constituir:

Una sociedad anónima, de la que puede poseer la totalidad del capital accionista.

Puede igualmente crear una sociedad de responsabilidad limitada S.R.L., compuesta de miembros, bien sean personas físicas o jurídicas, nacionales o extranjeras.

O también puede crear una empresa unipersonal, que no requiere crear una sociedad y no posee personalidad jurídica.

Otras opciones

Existen igualmente otras opciones, menos utilizadas, pero que conviene mencionar:

  • Sociedades colectivas,
  • sociedades de capital e industria,
  • sucursales,
  • consorcios.

Sociedad de responsabilidad limitada

Este tipo de sociedad está privilegiada por las PME y puede ejercer cualquier actividad, salvo en el campo financiero. Este tipo de sociedad se caracteriza por:

  • División del capital social en aportes de valor igual, acumulables e indivisibles.
  • Aportes que no pueden ser representados en títulos negociables, en virtud del carácter personal de la sociedad.
  • Responsabilidad de los miembros limitada a la integración de los aportes.
  • Número de miembros que no puede exceder a 50.
  • Contrato que debe determinar el número y montante de los aportes que corresponden a cada miembro.
  • Contrato que debe ser inscrito en el Registro Público del Comercio.
  • Publicaciones que deben ser realizadas en el Diario Oficial, así como en un diario local.

Capital mínimo

Desde 2008, no existe el capital máximo ni mínimo para su creación, ni valor máximo correspondiente a los aportes.

Este tipo de sociedad se adapta bien a los proyectos que requieren un capital inicial bastante importante, como son los costes de apertura de un local, de un alquiler, de creación de la empresa, de compra de material, de equipamientos diversos, etcétera. Además es el más utilizado para actividades que se realizan a través de las sociedades anónimas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *