El proyecto de investigación

Para definir “proyecto de investigación” habrá que diferenciarlo tanto del “prospecto” como del “proceso de investigación”.
Por prospecto se entiende el posble tema o asunto a investigar, sin que en esencia se haya definido el objeto(s) de estudio, el aspecto(s) y el proceso mediante el cual será estudiado.
Como proceso de investigación se conoce a la acción que, mediante la recabación de información, ideas, o hechos, permite conocer el objeto o someter a prueba de hipótesis. Esta acción se puede realizar a partir de un prospecto o un proyecto. Llevarla a cabo con un prospecto sería como un viaje sin brújula (objetivo), sin mapa (estrategia), y el arribo pudiera ser sorpresivo; lo que no ocurre si se elabora un proyecto formal.
Efectuar una indagación previa sobre los aspectos a investigar permite, con base en preferencias, posibilidades de realización y recursos, entre otros aspectos, elegir un tema de manera adecuada. El tiempo dedicado y la experiencia en la materia, por lo general, son factores determinantes para la calidad del trabajo.
Como proyecto de investigación se considera al conjunto de elementos descriptivos que señalan el o los objeto(s) de estudio y el o los aspecto(s) que se van a abordar, los pasos a seguir, los recursos documentales y materiales que se usarán y, en su caso, la o las hipótesis que se someterán a prueba. Es el seguro con el cual se garantiza la inversión en tiempo, esfuerzo y recursos.
Con un proyecto, pretenden cubrirse los siguientes aspectos:
1. Que el investigador o grupo de investigadores tengan claro qué información requieren, desarrollando qué etapas buscarán, con qué información teórica contarán, recursos humanos y materiales indispensables y, en su caso, cómo se probará la hipótesis.
2. Que haya claridad en la propuesta para que, de esta manera, el asesor o la instancia correspondiente señale sus sugerencias y autorice la ejecución del proyecto.
Es conveniente subrayar que para formular un proyecto de investigación se requiere invariablemente de:
1. La revisión de estudios anteriores.
2. La lectura de textos teóricos especializados relacionados con el área de estudio y sobre metodología.
3. Entrevistas con expertos en el tema o en metodología (no necesariamente los asesores).
4. Si el caso lo amerita, realizar visitas al lugar dónde se llevará a cabo la investigación.
Partes que conforman un proyecto
1. Portada
2. Introducción
3. Definición del problema
4. Esquema de acopio de información
5. Cronograma
6. Bibliografía tentativa
2.1 Portada
Es la entrada con que se identificará el documento, y deberá contener:
1. Nombre de la institución
2. Título del proyecto, en donde se indicará el objeto(s) de estudio y aspecto(s) que comprenderá.
3. Un subtítulo en el que se indique el tipo de documento del que se trata: por ejemplo, un proyecto de investigación, un proyecto de trabajo de tesis o para un seminario.
4. Nombre(s) del (los) ponente(s).
5. Grado que se aspira
6. Lugar
7. Fecha
La portada es sólo un elemento descriptivo para identificar el documento. Los escudos o emblemas de la escuela aparecen en los trabajos de tesis terminados cuando el documento ya es un producto avalado por la institución.
2.2. Introducción
es una breve descripción del tema de investigación y del proyecto propuesto; señala los autores, teorías y conceptos fundamentales que comprenderán el estudio, puede abordarse un desarrollo histórico del tema, así como el problema que se aborda, el objetivo, el tipo de investigación, el ámbito de estudio (población, empresa, escuela, comunidad, laboratorio, etc.) y los recursos disponibles.
La redacción de la introducción es elabora una vez concluidos los apartados del proyecto, ya que se necesita el conocimiento de todas las partes a fin de estar en posibilidades de introducir al lector de manera sintética al documento.
2.3. Definición del problema
Es el apartado básico del proyecto, pues se considera el punto de partida que determinará la fortuna de la tesis y sus argumentos. Los aspectos que lo integran:
8. Antecedentes
9. Problema
10. Objetivo y propósito
11. Hipótesis
12. Justificación
1. Procedimiento
2.3.1. Antecedentes
Conforman el origen del estudio y en este apartado se exponen de manera resumida algunos trabajo realizados por otros autores que abordan el mismo objeto de estudio, o aspecto y efectúan un proceso de investigación similar. De cada trabajo se cita el título, autor(es), lugar de presentación, fecha, el problema, objetivo e hipótesis, definición de objeto de estudio y aspecto, procedimiento, resultados y conclusiones. Es posible destacar algún aspecto teórico, metodológico o práctico que lo amerite, puesto que su consulta permite ubicar y proponer con claridad el problema de investigación que se está considerando.
2.3.2. Problema
Es una frase u oración que describe el asunto a tratar. Con dicho enunciado se indica la dirección que tomará el trabajo. Además, ha de valorarse que el asunto en realidad requiera de ser investigado, en tanto que constituya un verdadero vacío de información.
El problema ha de ser formado a manera de pregunta; de esta forma se señala y destaca con mayor precisión el asunto a tratar. El problema se pude delimitar y reducir a un área de trabajo. Otros auxiliares para delimitar son los de género, corriente teórica y tipo de fuentes.
2.3.3. Objetivo y propósito
este apartado mantiene estrecha relación con el problema, y en él se muestra la finalidad que persigue el proceso de investigación propuesto —objetivo del trabajo—, que corresponde a la obtención de la información buscada sobre el objeto de estudio, o a conocer si acepta o rechaza la hipótesis que se somete a prueba.
Otra finalidad posterior a la realización del proceso de investigación —propósito útil del trabajo—, corresponde a la intención concreta de aplicar el conocimiento para solucionar el problema relativo al objeto que se estudia, o para modificar el estado de las cosas.
2.3.4. Hipótesis
Es un supuesto redactado como afirmación respecto de un objeto que habrá de someterse a prueba; una afirmación sin pruebas que requiere transformarse en tesis, localizando sus argumentos. Cabe explicar que la hipótesis, como afirmación, puede conformarse tanto al afirmar como al negar algo de un objeto.
Si se plantea una hipótesis, debe proponerse realmente una prueba de ella, procedimiento mediante el cual, en ciertos documentos o condiciones, se contrasta tal afirmación.
El momento más oportuno para elaborar una hipótesis es después de realizar el marco teórico. Sin embargo, con frecuencia los asesores, o en los protocolos de investigación, solicitan la hipótesis desde la definición del problema.
2.3.5. Justificación
En la justificación se presentan las razones teóricas, prácticas o de otra índole que sustentan la conveniencia de realizar el estudio. Desde la perspectiva social la justificación abarca cuatro aspectos:
1. Magnitud del problema. Se hace una estimación cuantitativa de los diferentes factores en los que incide la problemática.
2. Trascendencia del problema. Se refiere al número de personas, cosechas, casos u otros, donde se reflejarán las repercusiones que se tendrán a mediano y largo plazo.
3. Factibilidad del estudio. Se enuncia la posibilidad que se tiene de efectuar el estudio. Aquí se exponen las circunstancias que evidencian las facilidades o apoyos con que se cuenta para realizar la investigación.
4. Vulnerabilidad del problema. Se señala la posibilidad que tiene de dar solución a una cuestión dada, a partir de la información que se obtenga.
2.3.6. Procedimiento
La palabra procedimiento significa “la manera de hacer”, es decir, la forma que se propone de realizar la investigación. Con frecuencia denomina metodología a esta sección, nombre que es completamente inadecuado, ya que la metodología es el estudio de los métodos y técnicas.
Al describir el procedimiento de la investigación, se indica:
1. El tipo de investigación
2. el método y técnicas (documentales de campo o de laboratorio)
3. Los instrumentos técnicos (cuestionarios, etc.)
4. Recursos materiales para recolectar datos (grabadora, etc.)
5. La población o universo en estudio
6. Lugar en el que se desarrolla el trabajo
7. Medios necesarios para elaborar el documento final (papel, PC, etc.)
8. Y demás aspectos que refieran en dónde y con qué recursos se efectuará la investigación.
2.4. Esquema de acopio de información
Es el esqueleto inicial de los tópicos teóricos que se desarrollarán en la investigación; son los temas y subtemas del contenido probable del escrito.
La elaboración de este esquema parte del conocimiento de las características y propiedades que sobre el objeto de estudio y sus aspectos han abordado otros autores, para luego seleccionar sólo los que resulten pertinentes para nuestra indagación.
En un esquema de acopio de información no tienen lugar los apartados de introducción y conclusiones; éstos son propios del índice de un trabajo ya terminado.
2.5. Cronograma
Es el registro calendarizado del proceso de investigación, que surge a partir de analizar y fraccionar las etapas señaladas en el procedimiento; en él se anotan las fechas probables para todas y cada una de las actividades que comprenderán desde definir el problema hasta elaborar el documento escrito.
2.6. Bibliografía tentativa
En este apartado se enumeran las obras que, en una consulta general, se localicen y se aborden.
1. Al objeto(s) y/o al aspecto(s) a estudiar.
2. Apliquen o describan un proceso de investigación igual o similar al propuesto.
3. Libros de metodología

Las fuentes se ordenan alfabéticamente, sin numerar o hacer uso de viñetas y debe utilizarse una sangría de párrafo francés.

Concluido el proyecto se presenta para su autorización. Si es aceptado, se procede a realizar la investigación.

Capítulo 4: EVALUACIÓN DEL TRABAJO DE TESIS

El trabajo de tesis sirve para comunicar y dejar constancia de la investigación realizada, sometiéndose ante un jurado profesional, quienes valorarán la calidad del contenido y deliberarán, con base en la exposición del sustentante, si merece o no que se le otorgue el título al que aspira.

El escrito y la defensa del trabajo de tesis reflejarán la capacidad académica y profesional que posee el sustentante al abordar el tema desarrollado […] se debe considerar que la evaluación incluirá aspectos de forma, contenido y los relativos a la defensa oral de la tesis sustentada.

4.1. Forma

La estructuración del escrito ha de efectuarse con cuidado y revisarse las veces necesarias […] Un escrito con deficiencias en la estructura formal, difícilmente permite mostrar las aportaciones de su contenido.

La presentación del documento ha de cubrir requisitos de formato, organización, documentación, redacción y sintaxis (ortografía y estilo); durante la revisión de éstos lo conveniente es examinar sólo uno a la vez.

4.1.1. El formato

Debe tomarse en cuenta la uniformidad en márgenes, espacios y sangrías, en títulos, subtítulos, apartados y subapartados.

La consistencia en la presentación de ilustraciones, diagramas, fotos o cualquier otro tipo de apoyo visual es importante y habrán de incluirse cuando constituyan una prueba o un elemento indispensable para la exposición.

Para el uso de cursivas, comillas, negrillas, tamaño o tipo de letra, subrayado. O cualquier otro manejo de la tipografía, el autor ha de determinar su utilización y sólo la aplicará en esas circunstancias.

4.1.2. La organización

debe establecerse un criterio no explícito en la división y presentación de capítulos y apartados. La distribución se debe realizar separando el todo en sus partes, las cuales deben ser excluyentes y complementarias.

Cuando en el desarrollo del documento se ha procurado un criterio de división, de exposición y equilibrio, es factible lograr entonces la unidad del documento en un todo absoluto y coherente, donde nada falta o está de más.

4.1.3. La documentación

en citas textuales y referencias debe existir fidelidad en la transcripción y correspondencia con los datos de la fuente, así como la racionalidad y moderación en su uso.

4.1.4. La sintaxis

Debe evitarse el uso excesivo de adjetivos, puesto que la comunicación científica y técnica debe ser clara, precisa y concisa. Ha de procurarse el empleo de sinónimos; cuidar la puntuación y escribir correctamente las palabras; en resumen, emplear el lenguaje apropiado de la especialidad.

4.2. Contenido

Constituye el plano medular del trabajo; su función es comunicar la tesis que se presenta.

4.2.1. El planteamiento del problema

El asunto a tratar o forma de abordarlo ha de ser original. […] la persona que avalúe este aspecto será un conocedor de esa área del conocimiento.

Se debe tener claridad sobre el objeto(s) y aspecto(s) que comprende.

El objetivo y/o la hipótesis, así como el propósito, tendrán una coherencia que se hace específica en el planteamiento, por ello se debe cuidar que el objeto(s) de estudio y el aspecto(s) sean los mismos en cada uno de los apartados.

4.2.2. El procedimiento

Tanto la secuencia de acciones propuestas como los recursos teóricos y metodológicos han de ser los adecuados para dilucidar el asunto.

De especial interés resulta la valoración de la herramienta que se utilizó para recolectar los datos; ésta requiere ser confiable y válida, sobre todo si se diseñó en lugar de utilizaruna que ya hubiera sido aprobada.

4.2.3. La teoría

En el desarrollo del marco teórico deberá existir coherencia entre la concepción del objeto(s) y aspecto(s), así como en los atributos teóricos y sus implicaciones prácticas y metodológicas, las cuales, además se señalan o infieren en cualquier sección del trabajo de tesis que se elaboró.

4.2.4. Los resultados

la información obtenida en campo o laboratorio deberá ser pertinente para cubrir el objetivo y/o valorar la hipótesis. […] En el manejo de los datos se procurará ser sistemático y objetivo. Asimismo, habrán de ser respetados los hallazgos, sean a favor o en contra; en este sentido se reflejará la honestidad del autor.

4.2.5. La tesis

La afirmación relativa al nuevo conocimiento sobre el objeto(s) y aspecto(s) y/o la condición que se le dé a la hipótesis, será el núcleo de las conclusiones y deberá reflejar casi de manera impecable la coherencia de todo el trabajo, para de ahí inferir los argumentos que sustentarán la tesis.

4.2.6. Las recomendaciones

estas se desprenderán necesariamente de la tesis y se sustentarán en ella; de otra manera, sólo serán meras ocurrencias sin fundamento.

Hasta aquí los investigadores han efectuado un proceso de conocimiento respecto de un objeto(s) y aspecto(s); sólo ahora su saber les permite proponer acciones propias que aseguren una transformación exitosa.

4.3. El examen de tesis

Cuando un trabajo de tesis presenta serias deficiencias, el sinodal no dará su aprobación para que se lleve a cabo el examen. […] Durante el examen, el sustentante habrá de exponer, argumentar y defender su trabajo ante el jurado y el público que asiste al evento. En este caso, se evaluará fundamentalmente la capacidad y el desenvolvimiento del candidato, puesto que en la revisión del escrito ya se habrá considerado la forma y el contenido del mismo. […] Los aspectos más comunes que se valoran al momento del examen son:

1. Calidad del sustentante al exponer, con conocimiento y claridad, al jurado, la tesis y los argumentos que la sustentan.
2. Dominio del tema. Manejo con soltura y precisión dela teoría, conceptos, etc.
3. Coherencia, que se refleja en la relación entre el problema planteado, la teoría seleccionada, el procedimiento propuesto, los datos recabados, las conclusiones y las recomendaciones.
4. Capacidad profesional al defender los fundamentos teóricos, los procedimientos y las herramientas seleccionadas.
5. La solidez que presenta la tesis y los argumentos que la respaldan.

Los cuestionamientos que los sinodales realicen durante el examen estarán dirigidos básicamente a asuntos relativos al tema de la tesis que se presenta, y con relación al perfil profesional de la licenciatura, maestría o doctorado correspondiente. No tendrán lugar las preguntas generales o particulares sobre los conocimientos del alumno.

Formular preguntas ajenas a la tesis propuesta puede indicar un desconocimiento por parte del sinodal acerca del trabajo que se presenta.

Cabe destacar que el candidato al título, si ha realizado una buena investigación, no ha de temer a la defensa de la tesis. Él, tras un proceso exhaustivo de investigación, conoce la amplitud y profundidad del trabajo, el cual con anterioridad ya ha sido revisado, y de hecho, aprobado.


Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *